La vacuna contra la INFLUENZA para el presente año tiene las siguientes características:

1. La composición de la vacuna tetravalente:

Composición
de la vacuna
tetravalente
2020
Influenza: Virus Tipo A Influenza: Virus Tipo B
A/Brisbane/
02/2018
(H1N1)
pdm09
A/Australia
del Sur/
34/2019
(H3N2)
Washington/
02/2019
(linaje B/
Victoria)
Phuket/
3073/2013
(linaje B/
Yamagata)
Lo resaltado en color amarillo corresponde a las nuevas cepas y linajes que compone la vacuna para la temporada 2020. El virus de la influenza muta frecuentemente y las cepas y linajes referidos son las que más están circulando en nuestro medio y ésta se incrementará durante la temporada de invierno



2. Según las recomendaciones de los organismos científicos americanos, europeos y el laboratorio que produce la vacuna, ésta viene en presentación única: jeringa pre llenada de 0.5 ml para ser administrada en su totalidad a partir de los seis meses de edad en adelante, sin límite de edad.


3. Es una vacuna inactivada y de subunidades, recomendada para todo tipo de paciente. Al ser elaborado con virus “muerto y de subunidades”, no causa replicación viral por lo tanto NO causa enfermedad (excepto contraindicaciones médicas muy específicas).


4. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud y a las Normas Técnicas del MINSA del país, está indicada a partir del 2do trimestre del embarazo.


5. ¿Quiénes deben vacunarse?

Toda la población en general puede recibir la vacuna, sin embargo los Grupos de Riesgo son a los que de forma enfática se recomienda la vacunación contra la INFLUENZA y son:

• Embarazadas a partir del segundo trimestre del embarazo.
• Niños a partir de los 6 meses de edad.
• Pacientes adultos mayores de 60 años a más.
• Personas que adolecen enfermedades, tales como:

Grupo 1:
Enfermedades respiratorias
Enfermedad respiratoria crónica (hernia diafragmática, EPOC, enfisema congénito, displasia broncopulmonar, traqueotomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística, etc.
Asma moderada grave.
Grupo 2:
Enfermedades cardíacas
Insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular, valvulopatía. Cardiopatías congénitas.
Grupo 3:
Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas
Infección por VIH Utilización de medicación inmunosupresora o corticoides a altas dosis (mayor a 2 mg/kg/día de metilprednisona o más de 20mg/día o su equivalente por más de 14 días). Inmunodeficiencia congénita. Asplenia funcional o anatómica. Desnutrición severa
Grupo 4:
Pacientes oncohematológicos y trasplantados
Tumor de órgano sólido en tratamiento. Enfermedad oncohematológica hasta 6 meses posteriores a la remisión completa. Trasplantados de órganos sólidos o tejido hematopoyético.
Grupo 5:
Otros
Obesos con IMC mayor a 40. Diabéticos Insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes 6 meses. Retraso madurativo severo en menores de 18 años de vida. Síndromes congénitos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio y malformaciones congénitas graves. Tratamiento crónico con ácido acetil salicílico en menores de 18 años. Convivientes o contactos estrechos con enfermos oncohematológicos. Convivientes o contactos de prematuros menores de 1500g.


• Independientemente de las recomendaciones de los organismos de salud del país e internacionales, se aconseja la vacunación también a los viajeros y a toda persona sana que desee prevenir la enfermedad que no tengan contraindicaciones absolutas a los componentes de la vacuna.


6. ¿Cuáles son los beneficios de la vacunación e inmunización contra la Influenza?

• La vacunación contra la influenza puede evitar que contraiga la enfermedad. Protegerse de la influenza significa que también protege a las personas de su entorno que son más vulnerables a enfermarse gravemente a causa de esta enfermedad.

• La vacunación contra la influenza puede ayudar a proteger a las personas que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la influenza, como los adultos mayores, las personas con afecciones de salud crónicas y niños pequeños (en especial los bebés de menos de 6 meses que son demasiado pequeños para recibir la vacuna).

• La vacunación durante el embarazo ayuda a proteger a las mujeres y a sus bebés hasta 6 meses después de nacer (porque antes no se les puede vacunar). Un estudio demostró que la vacunación contra la influenza en mujeres embarazadas tuvo una efectividad del 92 % en la prevención de hospitalizaciones de bebés a causa de la enfermedad.

• La vacunación contra la influenza también puede hacer que la enfermedad sea más leve en caso de que la contraiga.

• La vacunación contra la influenza puede disminuir el riesgo de consecuencias más graves a raíz de la influenza, como las hospitalizaciones.